:: 

 

 

   

  Deutsch
  Vierzehnte (14.) Lektion
 

REVISIÓN Y NOTAS

   
  Inversión. Una de las cosas que más le habrán llamado la atención hasta ahora, es sin duda el orden de las palabras, muchas veces diferente del castellano. Sin embargo hay una clase de inversiones que no nos debe sorprender y es la que se refiere al sujeto del verbo. Cuando la frase empieza por una circunstancia de tiempo, de lugar o de modo, ya posponemos en nuestro idioma el sujeto al verbo :
Aquí viene nuestro amigo...

Ahora nos contará él lo que vio...
Así debe portarse un buen chico
, etc.
El alemán no hace más que erigir en regla absoluta, esta construcción que sólo es facultativa en nuestro idioma. Recordemos, para la aplicación de esta regla, que siempre hay que expresar por medio de un pronombre el sujeto sobrentendido del verbo.
Hoy quisiera (yo) trabajar : Heute möchte ich arbeiten.
A las tres me voy a pasear : Um drei Uhr gehe ich spazieren.
Aquí no hay nada : Hier gibt es nichts.

La construcción directa sería : Ich möchte, ich gehe, es gibt.
Dejamos para más tarde las inversiones que se hacen con ocasión de los complementos y de los infinitivos. Conviene primero practicarlas sin buscar una explicación razonada. Después de familiarizados con ellas, la dificultad se nos presentará de un modo más claro y más accesible.
  El posesivo su. Recordemos que se dice sein, seine cuando el poseedor es masculino, e ihr, ihre cuando es femenino :
Carlos tiene su dinero y su reloj : Karl hat sein Geld und seine Uhr.
Luisa tiene su dinero y su reloj : Luise hat ihr Geld und ihre Uhr.
  Bitte! no es más que la abreviación de la fórmula : Ich bitte Sie, (yo) le suplico a Vd., le ruego a Vd.
Las expresiones Bitte sehr y Danke schön (lit. gracias bien) son de las más usadas en alemán.
  In, nach. Estoy en Berlín : Ich bin in Berlin.
Voy a Berlín : Ich gehe (o fahre) nach Berlin.
Vemos que in corresponde tan sólo a una idea de situación (como el castellano en)
y nach a una idea de movimiento (como el castellano a).
  Para fahren, trasladarse con un vehículo, véase nota 3, lee. 11.
  Antes de pasar más adelante y de empezar la lección 15, le aconsejamos, si le queda a Vd. tiempo, vuelva a leer en alta voz el texto alemán de las 13 lecciones precedentes. Si al revisar esas lecciones encuentra Vd. alguna palabra o algún giro que todavía no entiende bien, haga una llamada en forma de cruz al margen y subraye dicha expresión. Luego anote el número de la página y escríbalo unas diez páginas más allá, al margen de una lección que todavía le queda por ver. Algunos días más tardé, cuando llegue Vd. a este punto, vuelva Vd. a leer la dificultad señalada, y verá Vd. con satisfacción que la mayor parte de las veces, ya no existe tal dificultad para Vd.
  Si Vd. estudia con nuestros discos, ya debe de entender fácilmente las 13 primeras lecciones sin ayuda del libro.
¿Hubiera Vd. creído, al empezar, que tal resultado era posible conseguirlo en tan poco tiempo ?
  p49